Entre robótica y tecnología, la Inteligencia Artificial descubre el juego

Que la Inteligencia Artificial se ha abierto camino en la gran red de juegos es algo ya consolidado. Sin embargo, lo que merece una lectura más detallada es el motivo de esta relación, que combina la tecnología con la robótica, el marketing con la seguridad online.

Por ejemplo, el caso de DeepMind, una empresa británica de IA controlada por Alphabet y fundada en 2010. Sus investigadores han decidido enseñar a una inteligencia artificial a jugar al fútbol. Un experimento complicado, difícil y con resultados negativos al principio, según leemos en la revista Science Robotics, pero que persigue un gran objetivo: ayudar a los robots a moverse como los humanos, de la forma más natural posible.

«En la práctica, el control de los movimientos se orienta hacia un comportamiento humano realista«, explicó el investigador Guy Lever, «que se aprende mediante la captura de movimientos aplicada a los humanos que juegan al fútbol«. De este modo, la IA será capaz de comprender la sincronización y el control necesarios para los movimientos que «los humanos hacemos sin pensarlo, pero este es un problema realmente difícil para la inteligencia artificial porque no sabemos cómo lo hacemos nosotros mismos«.

A través del deporte, o mejor dicho, a través del juego, la IA también podría ser capaz de hacer que los robots funcionen mejor y de forma más realista. Una frontera de ciencia-ficción del uso de la IA en el juego que, sin embargo, no debe eclipsar los resultados ya obtenidos.

«De hecho, hay muchos dispositivos, plataformas y empresas que ya utilizan la Inteligencia Artificial para mejorar la experiencia de juego de los usuarios. Podemos, en este sentido, mencionar el sistema utilizado por Betsson, entre los operadores de juego más activos de Sudamérica«, comentan desde Casino Seguro. «Aquí, la IA se utiliza principalmente con fines preventivos y de protección del usuario. Gracias al aprendizaje automático y a su capacidad para interpretar datos complejos, la IA es capaz de entender los hábitos de un jugador, destacando posibles hábitos nocivos, posibles señales de alarma de una adicción o patología. En ese momento, gracias a los sistemas de mensajería instantánea, envía al jugador una serie de mensajes invitando al usuario a parar, a tomarse un descanso, a congelar su cuenta y proporcionando toda la información útil para la asistencia y el apoyo físico», concluyen desde Casino Seguro.

Una Inteligencia Artificial al completo servicio del hombre, pues, que ha comenzado a probar su eficacia y su fuerza precisamente en el terreno de juego. Entre el fútbol y las máquinas tragaperras, esperando entrar en la vida de todos.

Comentarios Facebook